menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Justicia Climática

Campañas

Energía comunitaria

Ir a Energía comunitaria

Para un lograr una transformación energética justa debemos poner la energía renovable en manos de las comunidades y de la ciudadanía, restando así poder a la industria de los combustibles fósiles. De esta forma se reducirían los gases de efecto invernadero y las pérdidas energéticas asociadas a la generación, distribución y transporte de la energía en el Estado. La dependencia por la energía más contaminante disminuiría y se daría paso a un sistema de energía descentralizado.

Queremos contribuir a transformar con profundidad nuestro sistema energético sin poner en peligro los límites naturales de nuestro planeta ni la seguridad de suministro. Ya existen tecnologías limpias lo suficientemente maduras y accesibles al pequeño inversor para facilitar esta transformación y avanzar hacia las energías renovables. El problema es que las empresas tienen demasiado poder de decisión…, y los políticos no siempre toman las decisiones más correctas para el interés general.

Hoy, la generación de energía a partir de “fuentes convencionales” (el petróleo, el carbón o el gas) es una de las actividades humanas que más negativamente contribuyen al fenómeno del cambio climático.

Antecedentes

En España a partir de la entrada en la crisis, se desmantelaron los esquemas que permitieron ponernos en la vanguardia mundial de las renovables. Se eliminaron las primas a las energías limpias, se concedieron más subsidios a las sucias, olvidaron las medidas para el ahorro energético… Y con la última reforma, se ha enviado prácticamente a la tumba al sector de las renovables en su totalidad. Las peores consecuencias de la mala planificación de la Administración y de las grandes empresas las están sufriendo ahora las pocas e incipientes cooperativas energéticas. Además pagamos una de las energías más caras de Europa y acarreamos el famoso déficit de tarifa. No queremos dejar de lado los decretos convierten el autoconsumo en una opción complicada, y que además penalizan a los consumidores responsables.

Con este escenario desde Amigos de la Tierra trabajamos para aumentar el número de proyectos comunitarios de generación de energía.

También reclamamos la supresión de las ayudas a los combustibles fósiles a favor de las energías renovables y aumentar los objetivos de ahorro y eficiencia energética, las instalaciones de energía fotovoltaica o eólica con una parte proporcional en manos de las ciudadanía.

Afortunadamente el movimiento por la energía comunitaria ha recibido recientemente un buen impulso en forma de una mejora de la legislación europea: II Directiva de Energía Renovable.

Energía comunitaria para Europa

Desde la aprobación de la nueva legislación europea para la energía comunitaria renovable (II Directiva de Energía Renovable) a finales de 2018, la revolución energética está ganando fuerza en toda Europa.

Ciudadanía, colectivos, ciudades y autoridades locales se sitúan a la vanguardia de la transición energética produciendo y controlando su propia energía renovable y fomentando el cambio hacia una energía más equitativa, democrática y descentralizada.  Una  mejora de la legislación europea que concede a comunidades e individuos el derecho a generar, almacenar y vender su propia energía.

¿Y ahora?

Ahora hay que poner todo esto en práctica en los Estados miembros de la Unión Europea.

Amigos de la Tierra Europa junto con Amigos de la Tierra Hungría y España estamos trabajando con el fin de promover la energía comunitaria en los países europeos. Que los gobiernos transpongan la normativa europea cuanto antes y establezcan marcos facilitadores a nivel nacional para su implementación.

El objetivo de este proyecto conjunto es trabajar el potencial de la energía comunitaria renovable en España, garantizando la puesta en marcha de la nueva legislación europea para la energía comunitaria (REDII).

Trabajaremos para:

  • Reclamar que estos derechos reconocidos por la UE se trasladen a la normativa española y en especial en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Presionar para que los poderes políticos la asuman y revisen la legislación nacional para asegurar su consonancia.
  • Dar a conocer los nuevos derechos energéticos con los que cuentan las comunidades, las autoridades locales y la ciudadanía en general para generar y vender su propia energía.
  • Sugerir pasos prácticos y proveer recursos para animar a colectivos y ciudadanía a reclamar que estos derechos recientemente reconocidos por la Unión Europea sean transpuestos con urgencia a la legislación española.
  • Construir grupos de trabajo en energía comunitaria, ligados a su vez a una coalición europea de energía comunitaria, y capacitarles para el intercambio de buenas prácticas y habilidades sirviendo de puente entre los proyectos de energía comunitaria y las partes interesadas.

 

Este proyecto ha sido posible gracias a European Climate Initiative (EUKI) of the German Federal Ministry for the Environment, Nature Conservation and Nuclear Safety (BMU).

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.