menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Recursos naturales y residuos

Campañas

Recursos naturales: Un Mundo de Bajo Consumo

Ir a Recursos naturales: Un Mundo de Bajo Consumo

Fomentamos un uso responsable de los recursos naturales limitados de La Tierra. El impacto de su extracción en el medio ambiente y para las personas ocasiona problemas muy graves, pero además este expolio terminará por agotar los recursos naturales en un plazo de tiempo muy corto. Por este motivo solicitamos medidas políticas adecuadas y sensibilizamos a la sociedad para alcanzar un consumo inteligente.

Los elevados porcentajes de consumo de productos y servicios en los países industrializados han provocado un incremento en la extracción de recursos naturales, generalmente en países del Sur, con graves impactos ambientales y para las comunidades que habitan en el entorno de las zonas extractivas. Europa es el continente con mayores tasas de importación de materias primas, usando 1,5 veces su extensión en suelo fuera de sus fronteras (Consumimos demasiado).

Las extracciones provocan contaminación de agua, suelo y atmósfera de las zonas en las que se realizan. Además, el cambio del uso del suelo limita en muchas ocasiones el acceso a los recursos tradicionales de los que vivían las comunidades de la zona. A su vez, se ha denunciado en numerosas ocasiones las lamentables condiciones laborales en las que trabaja el personal contratado por las industrias extractivas o agrícolas, como en el caso del algodón.

Los grandes productores y distribuidores han instaurado la “incultura” de usar y tirar, promoviendo una corta duración de los productos. Esto sumado a la dificultad de reparación de los mismos, la insignificante reutilización, y los bajos porcentajes de reciclaje, el nivel de necesidad de materias primas no cesa de crecer.

Algunos de los ejemplos más evidentes de productos de corta duración, y con alto requerimiento de recursos naturales son los envases (plástico, aluminio, acero), los productos eléctricos y electrónicos (plásticos, metales, litio, coltan, oro, plata, etc.), y ropa (algodón) (Menos es más).

Desde Amigos de la Tierra solicitamos la incorporación de políticas que limiten el excesivo consumo de recursos naturales, penalizando el sobre envasado, limitando la obsolescencia programada y percibida por parte de fabricantes y distribuidores o aumentando las garantías obligatorias de los productos, entre otras propuestas.

Es necesario conocer la cantidad de recursos naturales que se consumen en cada producto, país, continente…, para ello se solicita a la Unión Europea el establecimiento de indicadores fiables y comparables que tenga en cuenta todo el ciclo de vida del producto (Medir nuestros recursos). A partir de estos datos se podrían establecer porcentajes de reducción en el uso de los recursos.

La ciudadanía también tiene capacidad de transformar la situación a partir de su consumo. Un consumo consciente y responsable, de productos necesarios, fácilmente reparables, reutilizables y reciclables, que se adecuen a nuestras necesidades y, en la medida de lo posible, que hayan tenido una producción justa. Es necesario aplicar la lógica a nuestro consumo, y exigir a las marcas la información de la procedencia de sus materias primas, las posibilidades de reparación y reutilización, etc. (Un Mundo de Bajo Consumo).

El trabajo que realizamos en Amigos de la Tierra se basa en la información y formación a la ciudadanía para que tome decisiones conscientes, y en la presión a nuestros representantes políticos, para que tengan en cuenta el consumo de recursos naturales en sus legislaciones y estrategias.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.