menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Agricultura y alimentación

Noticias

¿Quién se beneficia con los cultivos transgénicos? Monsanto y la revolución agro-empresarial de los cultivos transgénicos

10 enero 2006

Nuevo informe de Amigos de la Tierra ¿Quién se beneficia con los cultivos transgénicos? Monsanto y la revolución agro-empresarial de los cultivos transgénicos

Monsanto quiere controlar la producción europea de maíz con variedades transgénicas en 4 años

Un nuevo informe publicado hoy por Amigos de la Tierra Internacional demuestra que la rápida introducción de los cultivos transgénicos en un número limitado de países entre 1996 y 2005 ha sido en gran medida resultado de las estrategias agresivas de la industria biotecnológica lideradas principalmente por la mayor empresa de cultivos transgénicos -Monsanto- y no la consecuencia de beneficios derivados del uso de esta tecnología. Así mismo, revela que Monsanto tiene la intención de controlar toda la producción de maíz europea en 4 años con sus semillas transgénicas.

El informe de Amigos de la Tierra pone en evidencia que a lo largo de los últimos 10 años, la empresa multinacional Monsanto se ha dedicado a debilitar las leyes europeas de protección del medio ambiente, de los consumidores y de los agricultores y que, a pesar del rechazo a los transgénicos por parte del público europeo, Monsanto y la industria biotecnológica ejercen una influencia inaceptable sobre la política en materia de agricultura, alimentación e investigación.

En noviembre de 2005, Monsanto anunció a sus accionistas que consideraba Europa como la “siguiente oportunidad”, destacando que de aquí a 2010 se abría un mercado potencial para introducir 59 millones de hectáreas de su maíz Roundup Ready y 32 millones de hectáreas de su maíz resistente a insectos. Es decir que la empresa se está poniendo como objetivo el control de la producción europea de maíz. Además, planea introducir su soja transgénica (1). De momento Monsanto tiene la autorización de comercializar únicamente un tipo de maíz modificado genéticamente en la Unión Europea.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de Monsanto, el informe de Amigos de la Tierra revela que: Desde 1998, no se han aprobado nuevos transgénicos para su cultivo en la Unión Europea y a pesar de 30 años de investigación y gasto de dinero público, la industria sólo ha desarrollado dos tipos de cultivos transgénicos: los tolerantes a herbicida y los resistentes a insectos. El cultivo comercial en toda la Unión Europea se limita a España, donde ya sólo un tipo de maíz modificado genéticamente se puede sembrar, la superficie sembrada se ha reducido en el último año y la resistencia de la sociedad civil se hace cada vez más visible. El número de países europeos que prohíben determinados organismos modificados genéticamente (OMG) en su territorio aumentó en los últimos años, las regiones que se declararon libres de transgénicos alcanzan ya las 165 y más de 4500 zonas más reducidas también se ha declarado libres de transgénicos. Los ciudadanos europeos siguen rechazando masivamente los alimentos transgénicos: encuestas europeas demuestran que el 70% del público no quiere comer este tipo de alimentos y muchos de los grandes productores y distribuidores prohíben el uso de OMG en sus productos. Los cultivos transgénicos no han contribuido a aliviar el hambre y la pobreza. La mayoría de la producción transgénica está destinada a la alimentación animal y ninguna solución al hambre y la pobreza procedente de la agricultura transgénica ha visto la luz hasta hoy. Los transgénicos producidos en los países en desarrollo han sido destinados principalmente a la exportación, a veces a expensas de la producción local de alimentos. En países como Indonesia o India, se han registrado problemas graves con las semillas de Monsanto, dejando a menudo a los agricultores muy endeudados. Por otra parte, Monsanto sigue introduciendo derechos de patentes elevados en Sudamérica para incrementar sus beneficios.

Según Liliane Spendeler, coordinadora del área de biotecnología de Amigos de la Tierra España, “Los planes de Monsanto para Europa son alarmantes. A la luz de lo que ha pasado en los últimos años en España y los numerosos problemas que han provocado los cultivos transgénicos en nuestro país, es imprescindible que Europea y los gobiernos nacionales impidan que Monsanto se haga con el control de una parte importante de la agricultura europea.”

“Monsanto ha tenido una influencia evidente en el diseño de la política sobre transgénicos en países como Estados Unidos o Brasil. En Paraguay y Brasil, las semillas transgénicas de Monsanto se comercializaban aun siendo prohibidas y en Indonesia, Monsanto ha sido reducido a sobornar miembros del gobierno. Es ya hora de que los gobiernos dejen de servir los intereses de grandes empresas como Monsanto y den prioridad absoluta a los intereses de sus ciudadanos y el medio ambiente”.

Notas:

El informe

También se puede encontrar información sobre los 10 años de cultivo significativo de transgénicos (en ingles) en: www.foeeurope.org/

(1)Brett Begemann, Vicepresidente Ejecutivo, Monsanto Bienniel US Investor Day, 10/11/2005 www.monsanto.com/

 

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.