menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Agricultura y alimentación

Noticias

Organización Mundial del Comercio: fuera de nuestra comida!

6 Febrero 2006

¡Organización Mundial del Comercio: fuera de nuestra comida!

Se espera que la Organización Mundial del Comercio (OMC) mande esta semana su primer dictamen a las partes implicadas en la disputa que EE.UU., Argentina y Canadá iniciaron en 2003 en contra de la política europea sobre los organismos modificados genéticamente (OMG) (1). Si la OMC se pronuncia a favor de los países demandantes, es muy probable que el rechazo a los transgénicos por parte del público europeo se vea reforzado.

Los conflictos en la OMC se resuelven de manera totalmente antidemocrática, sin la más mínima información a la sociedad civil y priorizando los intereses de las multinacionales encima de cualquier otra consideración. En el caso de la disputa sobre los OMG, este escenario se está repitiendo, ya que las organizaciones sociales han estado mantenidas fuera del proceso desde su inicio, no recibirán oficialmente ninguna información sobre el dictamen y parece probable que una vez más, la OMC considere más importantes los intereses económicos de unos pocos países y un puñado de multinacionales que la protección del medio ambiente y de la salud. Por sus características y su forma de resolver los conflictos, la OMC no es quien para decidir del futuro de la agricultura y de la alimentación de los europeos.

Al margen de lo que decida la OMC, el público europeo está muy reticente a los alimentos transgénicos (2) y la oposición a la entrada en el mercado de los OMG se ha incrementado desde el inicio de la disputa. Prueba de ello es el número de zonas declaradas libres de transgénicos, unas 170 regiones y 4.500 áreas más pequeñas en toda Europa, y las 750 organizaciones – representando 60 millones de personas – que apoyaron la campaña ¡OMC: fuera de nuestra comida! rechazando la autoridad de la OMC para decidir que lo que tienen que comer los europeos.

Por otro lado, después de 10 años de cultivo a gran escala, los transgénicos no han demostrado ningún beneficio para el consumidor, el medio ambiente ni la resolución de grandes problemas de la humanidad como la pobreza y el hambre. Bien al contrario, los impactos ambientales de este tipo de cultivos se están evidenciando cada día, los riesgos para la salud humana no se descartan y la agricultura biotecnológica exacerba los problemas de un modelo de agricultura injusto e insostenible (3).

Según Liliane Spendeler, coordinadora del área de biotecnología de Amigos de la Tierra: “La protección del medio ambiente, de los agricultores y de los consumidores frente a los riesgos de los transgénicos es mucho más importante que las reglas del libre comercio. Es escandaloso que la OMC dicte a los europeos lo que deben comer. Está claro que si la OMC da la razón a EE.UU., Canadá y Argentina, la oposición a los transgénicos se verá reforzada.” Para más información: Liliane Spendeler: 91 847 92 48 transgenicos@tierra.org

Notas:

(1) Para más información sobre la disputa, ver el documento Alimentando el mundo a la fuerza – El conflicto sobre los alimentos modificados genéticamente en la Organización Mundial del Comercio

(2) Las encuestas europeas demuestran que un 70% de los europeos no quieren comer alimentos transgénicos (http://europa.eu.int). El 54% de los europeos piensan que los alimentos transgénicos son peligrosos, con solo el 14% en desacuerdo, según una encuesta del año pasado (http://europa.eu.int/).

(3) Ver el informe de Amigos de la Tierra Internacional ¿Quién se beneficia con los cultivos transgénicos? Monsanto y la revolución agro-empresarial de los cultivos transgénicos.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.