Reivindicaciones

En la actualidad se está debatiendo la Directiva de plástico de un solo en la UE. Para lograr una legislación que afronte con eficacia el problema de la contaminación por plásticos, solicitamos:

Priorizar la reducción de los plásticos de un solo uso y la reutilización. Para ello proponemos medidas concretas, como apoyar y ampliar la lista de productos de plástico de un solo uso que se deberán prohibir, incluyendo bastoncillos para los oídos, palos de chupa-chups, pajitas, o las bolsas muy ligeras; proponer porcentajes de reducción de otros productos, como vasos y botellas de plástico; asegurar la disponibilidad de productos menstruales reutilizables en la UE y obligar el uso de vajillas reutilizables en los establecimientos que se consuma en el local.

Reforzar las medidas de “responsabilidad ampliada del productor”. Los fabricantes de productos de plásticos de un solo uso deben asegurar y financiar su correcta recogida y gestión, para asumir su responsabilidad frente a la contaminación por plástico.

Asegurar altas tasas de recogida, reducir el abandono de residuos, incrementar la concienciación ciudadana, y apoyar los sistemas de depósito, devolución y retorno. Es necesario poner en marcha todos los mecanismos disponibles para reducir el grave problema.

No apostar por los bio-plásticos como solución. El problema de la contaminación por plástico y de sobre-consumo de recursos seguirá vigente con esta falsa solución (ver tríptico bio-plásticos).

Reclamamos al gobierno español que negocie con sus homólogos europeos para alcanzar la mejor directiva posible, así como una trasposición rápida y de manera efectiva a la legislación española.

Además es necesario poner en valor las legislaciones autonómicas que ya están poniendo remedio a la contaminación por plástico de un solo uso, como la ley balear o la navarra.

A su vez es indispensable incentivar a la industria y el comercio que reduce el consumo de plásticos. Cada vez son más los establecimientos que distribuyen sus productos a granel en envases reutilizables, y las marcas que se destacan por no usar plásticos ni otros residuos para la fabricación y distribución de sus productos. Las administraciones públicas deben facilitar, también a nivel fiscal, la proliferación de estos negocios.

Solicitamos la puesta en marcha de acciones de educación ambiental transformadoras que modifiquen los patrones actuales de consumo de plásticos.

Y por último demandamos la mejora, o cambio del modelo actual de gestión de residuos, en concreto plásticos, para evitar pérdidas y abandonos en el entorno.