menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Justicia Climática

Noticias

Nuevo informe IPCC: el cambio climático avanza a un ritmo acelerado, es necesario un cambio profundo del sistema

Ir a Nuevo informe IPCC: el cambio climático avanza a un ritmo acelerado, es necesario un cambio profundo del sistema 28 febrero 2022
  • El 6º Informe de Evaluación del Grupo de Trabajo II del IPCC señala que los impactos climáticos están ocurriendo antes de lo previsto; ya hemos vivido fenómenos extremos que no se esperaban hasta 2100
  • A pesar de la unanimidad científica, los países industrializados han tratado de sacar del texto cualquier referencia al término “Pérdidas y Daños” con el objetivo de evitar la financiación necesaria para la adaptación de los países empobrecidos

  • Instamos a escuchar a la ciencia y a la ciudadanía: es necesario un cambio profundo del sistema para no sobrepasar el 1,5°C y evitar que cientos de millones de personas se vean forzadas a abandonar su hogar.

Hoy el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) ha publicado el 6º Informe de Evaluación del Grupo de Trabajo II. El informe expone los riesgos de alto impacto del cambio climático, sus efectos cambiantes y en cascada, así como sus posibles soluciones y los impactos asociados a las mismas. Desde Amigos de la Tierra señalamos que esta podría ser la última oportunidad para evitar las consecuencias más graves de la crisis climática.

Los impactos climáticos están ocurriendo antes de lo previsto por el IPCC, y se está comprobando que cada vez son más generalizados y sus consecuencias más graves. Ya hemos vivido algunos eventos climáticos extremos que no se preveían hasta 2100. El Panel Intergubernamental asegura que desde la publicación del último informe los riesgos climáticos están apareciendo cada vez más rápido y que serán más severos de lo que se había advertido en su momento.

Cada fracción de grado importa. Hace años que la ciencia nos viene reclamando urgencia, pero los líderes mundiales han hecho oídos sordos y la gente, especialmente las comunidades y pueblos de los países del sur Global, mujeres y colectivos más vulnerables está pagando el precio con su salud y con sus vidas.

Muchos de los cambios que se están experimentando no tienen precedentes en siglos. Y gran parte de ellos, ante la inacción durante años y años de gobiernos y empresas, ya son irreversibles, como la continua subida del mar, la salud de los océanos o el deshielo de Groenlandia, y muchas a muchas comunidades les será imposible adaptarse. En la COP26 y en otras movilizaciones climáticas, se ha comprobado que la ciencia y la ciudadanía van de la mano y exigen a la clase política acciones determinantes: una reducción real de emisiones ya, el cero real, no el cero neto basado en la compensación de emisiones.

A pesar de la unanimidad científica, los países industrializados han hecho de las sesiones previas a la publicación del informe un campo de batalla. Denunciamos los intentos del Norte Global de sacar del texto las referencias al término “Pérdidas y Daños” con el objetivo de evitar la financiación necesaria para la adaptación de los países empobrecidos ante los impactos irreversibles del cambio climático. Afortunadamente sus intenciones se han visto frustradas. Mientras los países industrializados son los principales responsables de los desastres climáticos más graves, deciden mirar hacia otro lado. Llevamos décadas de retraso, es urgente y necesario actuar ya de forma contundente y asumir responsabilidad, dar la cara y poner todas las medidas a su alcance para revertir la situación y no sobrepasar el 1,5°C, y es aquí donde entra la financiación para el Sur Global tanto en su adaptación como ante las pérdidas y daños que la crisis climática les está costando.

La situación es drástica, se están viviendo desastres climáticos por todo el mundo. Este informe es un duro golpe de realidad, y deja bien claro que es necesario un cambio profundo de nuestro sistema económico, cultural, energético y alimentario. Es de vital importancia avanzar hacia un modelo que tenga en cuenta los límites del planeta, y que sitúe el bienestar de las personas y la salud de los ecosistemas en el centro de todas las políticas. Solo así se podrá hacer frente a la crisis climática, social y ecológica que vive el planeta.

– Fenómenos extremos: ya hemos vivido algunos eventos y condiciones climáticas extremas que no se preveían hasta 2100. Se estima que su frecuencia y magnitud aumentarán. Estas olas de calor, sequías, inundaciones, tormentas e incendios provocarán un efecto dominó y se combinarán con impactos nefastos en la agricultura y las redes alimentarias, los recursos hídricos, la vida y los medios de sustento de la gente y sus infraestructuras. Cada año desde 2008, 20 millones de personas se han visto desplazadas a causa de fenómenos meteorológicos extremos.

– Ascenso del nivel del mar: para el año 2050, se prevé que más de mil millones de personas en las zonas costeras estarán expuestas a los riesgos del ascenso del nivel del mar, lo que significa que una de cada diez personas del planeta se verá directamente afectada. En 2100, algunos Estados de poca altitud habrán quedado sumergidos.

– Puntos de inflexión: sobrepasar el calentamiento de 1,5 grados Celsius, incluso aunque la temperatura se reduzca más adelante, entraña graves riesgos, entre ellos la liberación del carbono almacenado en las turberas, los bosques y el permafrost.

– Vulnerabilidad y género: 3.300 millones de personas viven en países sumamente vulnerables al clima, casi todos en el Sur Global (1). Según el informe, la vulnerabilidad frente a la crisis está determinada por el legado del colonialismo, así como por procesos de marginación, incluidos por el género, identidad indígena, la salud, la pobreza, los conflictos y la educación.

– Ecosistemas y biodiversidad: estamos viviendo las primeras extinciones provocadas por el clima. En lugares clave que son focos de gran biodiversidad, el 24% de las especies corre gran riesgo de extinción con un calentamiento de 1,5°C. El calentamiento está propiciando que la vegetación de gran parte de la selva amazónica se torne más seca y escasa.

– Alimentos y agua: cientos de millones de personas, especialmente en África, Asia, Pequeños Estados Insulares, América Latina y el Ártico se verán afectadas por los cambios en los sistemas alimentarios debido al cambio climático: subida de precios, falta de diversidad alimentaria y la pérdida de sustento. Para el año 2050, el 10% del área dedicada actualmente a la ganadería y la agricultura podría dejar de ser útil, y ese porcentaje podría ascender al 30% para el año 2100.

– Adaptación: el daño a los ecosistemas será irreparable y a muchas comunidades les resultará imposible adaptarse, especialmente si se traspasa el umbral de 1,5 grados. La capacidad de gestionar los impactos y adaptarnos a los cambios depende en gran medida de la capacidad que se tenga para cumplir con las metas de reducción de emisiones a nivel global. La financiación anual para la adaptación en África, por ejemplo, es muy inferior, por miles de millones de dólares.

***

(1) IPCC, 2022: Resumen para Responsables de Políticas, en: Cambio Climático 2022 Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, Contribución del Grupo de Trabajo II al Sexto Informe de Evaluación del Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático B.2 (página 12)

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.