menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Clima y energía

Noticias

La imagen verde de Lufthansa ni vende ni vuela

Ir a La imagen verde de Lufthansa ni vende ni vuela 15 julio 2011

Lufthansa ha lanzado hoy su controvertido primer vuelo impulsado por agrocombustibles en medio de las protestas de los grupos ecologistas. El uso de agrocombustibles en aviones permite a la compañía mantener una cortina de humo y lavar su imagen para facilitar los planes de expansión de la aerolínea y desviar la atención de la necesidad real de limitar el transporte aéreo para combatir el cambio climático.

Con una ayuda de 2,5 millones de euros de los contribuyentes alemanes, el vuelo de Lufthansa es el primero de 1.200 vuelos entre Hamburgo y Frankfurt, que están situadas a 4 horas de tren. Tanto Lufthansa como su suministrador de combustible Neste Oil se han negado a revelar el origen y el tipo de combustible utilizado en el vuelo. Por otro lado Lufthansa ha afirmado que está intentando conseguir “todos los frutos de jatrofa en el mercado” para el futuro suministro de agrocombustibles. La expansión de estos cultivos ha sido responsable de los acaparamientos de tierra y los desalojos forzosos de las comunidades locales en países como la India o Mozambique. Para cumplir con sus planes de uso de agrocombustibles para 2025, la compañía estima un uso de 4 millones de hectáreas, el 35% de la superficie cultivable de Alemania.

Amigos de la Tierra denuncia el intento de lavado de imagen verde de la compañía

Alejandro González, responsable del área de cambio climático y energía de Amigos de la Tierra, opina que “Lufthansa se está maquillando de verde con los agrocombustibles, que son de todo menos beneficiosos para el medio ambiente. Los combustibles de origen agrícola, empeoran la situación de pobreza y hambre, incrementan el precio de los alimentos e impulsan procesos de deforestación y además contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero. No podemos calificar estos vuelos de verdes”.

El mes pasado diez organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la OMC, Naciones Unidas o la OCDE pidieron a los gobiernos del G20 el fin de los subsidios a los agrocombustibles y los objetivos obligatorios, debido a su impacto sobre los precios de los alimentos y la pobreza a nivel global. Por su parte Lufthansa espera lograr el respaldo a sus afirmaciones sobre la sostenibilidad de los vuelos, a través de sistemas de certificación como la Mesa Redonda sobre los Biocombustibles Sostenibles, que son manejados por la industria, dudosos y confusos para la opinión pública. Almuth Ernsting, de Biofuelwatch, añadió que “por ejemplo, Neste Oil a su vez ha comprado agrocombustibles certificados comos sostenibles en Malasia producidos en tierras apropiadas ilegalmente y deforestadas”.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.