menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Cooperación

Proyectos / Proyectos de Honduras

Garantizada una alimentación adecuada y suficiente de 340 familias rurales organizadas en círculos de mujeres y jóvenes, municipios Curarén y Langue, Honduras

Financiador: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)
Importe total del proyecto: 234.000€
Fecha de inicio y fin: 2016 – 2017
Solicitante: Amigos de la Tierra
Socios locales: Simiente y Red de Desarrollo Sostenible – Honduras (RDS-HN)

………………………………………………………………………………………………………………………………………….
En 2016 iniciamos acciones para que 14 comunidades puedan garantizar alimentos saludables y en cantidad suficiente en los municipios de Curarén (Departamento de Francisco Morazán) y Langue (Departamento de Valle), un total de 340 familias rurales.

El objetivo es reducir las desigualdades y la vulnerabilidad con enfoque de género en el Corredor Seco de Honduras. Los efectos del cambio climático, el aumento progresivo de la temperatura acompañado de una reducción y distribución más irregular de las lluvias, y las políticas neoliberales provocan sequías y hambrunas.

Para exigir los derechos de los campesinos y campesinas e incidir en políticas para la Soberanía Alimentaria y Nutricional apoyamos 40 círculos de mujeres y jóvenes rurales. En una escuela a través del uso de tecnologías de la información y comunicación se promoverá la reducción de la brecha de género y se trabajará en el Derecho Humano a la Alimentación. El objetivo es un desarrollo más justo, solidario y respetuoso con el medio ambiente aplicando una metodología para: clasificar la situación del campesinado, priorizar las necesidades de las familias más vulnerables, elaborar un plan de acción y diseñar una política municipal integral.

La diversificación de los medios de vida (bosques, cultivos, ganado…), reduce factores que provocan la vulnerabilidad alimentaria y ambiental. Se formarán 40 promotoras y promotores para establecer sistemas agroecológicos sostenibles, equitativos y resilientes, es decir, adaptados a las sequías producto del cambio climático y las malas prácticas ambientales.

Con el proyecto, en la práctica, las familias diversifican su producción con cultivos y variedades locales, tecnologías apropiadas (microriego por goteo) y buenas prácticas ambientales (abono con rastrojos, no quema, regeneración de bosques…), a la vez que se promueven iniciativas para el desarrollo económico local (conservación alimentos, mejora semillas criollas…)

La nutrición de las familias mejora con el consumo de alimentos proteicos y vitamínicos producidos y purificar el agua facilita la asimilación de los nutrientes. Los saberes tradicionales, hábitos nutricionales saludables y buenas prácticas de salud e higiene ayudan a reducir los retardos en el crecimiento y la desnutrición crónica con especial énfasis en niñas y niños menores de 5 años y mujeres embarazadas y lactantes.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.