menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

El acuerdo que arruinará los derechos humanos y avivará los incendios forestales

Ir a El acuerdo que arruinará los derechos humanos y avivará los incendios forestales 25 agosto 2020

Nuestros pulmones están en llamas

De nuevo la selva amazónica, llamada el «pulmón de la Tierra», está envuelta en humo y llamas. A diferencia de los recientes incendios forestales en el Ártico, la mayoría de los incendios en la Amazonía no son naturales, sino causados ​​por humanos. Se prende fuego al bosque para limpiar la tierra con diversos fines, en particular la agricultura y la cría de ganado.

La Amazonía es el hogar de los pueblos indígenas y un santuario de ecosistemas ricos y vitales. Quemarlo es un crimen humano y ambiental, sin embargo, hay un nuevo acuerdo comercial derramaría aún más gasolina sobre estos incendios.

 

Aliados en el crimen: cómo el acuerdo comercial UE-Mercosur impulsaría la deforestación

La Comisión Europea ha concluido recientemente un acuerdo comercial con los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) que, de ser ratificado, sería el mayor acuerdo comercial que ambos bloques hayan implementado en términos del número de ciudadanos involucrados.

El acuerdo comercial estará en la agenda del Consejo de la UE este otoño. Aumentará el comercio entre la UE y el Mercosur de carne vacuna y etanol, principales impulsores de la deforestación:

  • El acuerdo aumentará las importaciones de carne vacuna a la UE en un 30%. La demanda de carne vacuna es uno de los mayores impulsores de la deforestación en Brasil, donde cada minuto se pierden tres campos de fútbol de la selva amazónica. También se están talando bosques para la producción de carne vacuna en Paraguay y Argentina.
  • El etanol extraído de la caña de azúcar se transforma para su uso como biocombustible, utilizado como alternativa a los combustibles fósiles para el transporte. La producción de caña de azúcar es una de las principales causas de deforestación. En 2019, el gobierno brasileño levantó la prohibición del cultivo de caña de azúcar en la Amazonía. Se espera que Brasil proporcione casi la mitad del crecimiento de la producción mundial de etanol para 2025.

Abrir la puerta a una mayor demanda de estos productos se traducirá en mayores incentivos para que los agricultores brasileños quemen la selva amazónica para ganado, caña de azúcar, etc. Y para que los agricultores argentinos, uruguayos y paraguayos hagan por limpiar la tierra para prácticas agrícolas contaminantes y destructoras del clima.

La quema de bosques está quemando el planeta

Las selvas tropicales juegan un papel crucial en la crisis climática. Al absorber las emisiones del aire, pueden almacenar grandes cantidades de carbono y otros gases de efecto invernadero que aumentan el calentamiento global. Por otro lado, cuando estos árboles se queman, liberan dióxido de carbono a la atmósfera. Además, las áreas secas y quemadas conducen a un aumento regional de la temperatura, creando condiciones ideales para mayores incendios.

La tierra «despejada» se utiliza a menudo para la producción agrícola intensiva, que representa el 80% de la deforestación mundial.

 

Deforestar también es destruir la vida de las personas

La firma del acuerdo comercial también condonará el terrible historial de derechos humanos de Brasil y mostrará apoyo a un gobierno que está socavando la democracia y el estado de derecho. Los derechos de las personas trabajadoras no estarán protegidos por el tratado.

  • Las “mafias de la selva tropical” vinculadas a la tala ilegal y al acaparamiento de tierras, y toleradas por el presidente brasileño Bolsonaro, han utilizado la intimidación y la violencia, incluidos asesinatos, contra los pequeños agricultores y comunidades indígenas que son un obstáculo para sus actividades.
  • Durante la década 2009-2019, se reportaron 387 asesinatos de personas defensoras de la tierra y el medio ambiente en Brasil (cifras de Global Witness). Es, con diferencia, el país con más delitos de este tipo. La impunidad sigue siendo la norma, ya que estos delitos casi nunca se investigan ni se enjuician.

Pero podemos cambiar las cosas: podemos apoyar la producción local lo máximo posible. La agricultura en todo el mundo no tiene por qué ser intensiva y contaminante, puede ser ecológica y de pequeña escala. Podemos respetar a los pueblos indígenas y no invadir su espacio y estilo de vida tradicionales.

Si quieres alzar la voz contra el acuerdo comercial y el modelo agrícola que representa, únete a la petición contra el acuerdo comercial UE-Mercosur y comparte esta información.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.