menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Justicia económica

Noticias

Comienzo Cumbre del Clima: denunciamos la amenaza que suponen los mercados de carbono

Ir a Comienzo Cumbre del Clima: denunciamos la amenaza que suponen los mercados de carbono 2 diciembre 2019

• Los mercados de carbono no constituyen una acción climática efectiva
• Será necesario fijar una financiación suficiente y adecuada del Norte al Sur Global
• La Sociedad Civil de América Latina y el Caribe debe jugar un papel central en la Cumbre

Con el inicio de las negociaciones de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, hoy 2 de diciembre en Madrid, exponemos nuestras demandas, así como nuestras expectativas sobre los puntos clave a tratar en la Cumbre; desde los compromisos de reducción de emisiones, los mercados de carbono hasta la financiación del Norte al Sur Global, entre otros.

Desde Amigos de la Tierra hacemos especial hincapié en la amenaza que supone la nueva puesta en escena de los mercados de carbono. Estos mecanismos vuelven a figurar en la agenda de las negociaciones y, de ser aprobados, representarán una gran amenaza de cara a poner a las Partes firmantes del Acuerdo en consonancia con la senda del 1,5ºC que sugiere la ciencia del clima, para evitar los peores efectos del cambio climático de ahora a finales de siglo.

Los mercados de carbono figuran de nuevo en la agenda de la COP25 como una supuesta solución. Pero nada más lejos de la realidad. Está probado que los mercados de carbono no reducen las emisiones ni constituyen una acción climática adecuada. Además, generan impactos muy graves para las comunidades locales y las poblaciones indígenas. Las empresas más contaminantes, las principales responsables de la crisis climática, deben estar frotándose las manos con su posible inclusión, la cual las fortalecería, y a su vez dilataría en el tiempo la reducción de emisiones necesaria para actuar en coherencia con la ciencia, y no sobrepasar los 1,5ºC de aumento de temperatura.

La única garantía de una reducción de emisiones real para hacer frente a la crisis climática es el abandono completo del uso de combustibles fósiles. A su vez considera de vital importancia aportar y fijar un flujo suficiente de financiación del Norte al Sur Global. Los países industrializados, principales responsables de la situación emergencia actual, deben pagar la deuda ecológica que han generado históricamente según el principio de distribución equitativa de responsabilidades, incluyendo pérdidas y daños, y propiciar una transición justa.

El cambio repentino de sede para alojar la Cumbre del Clima de Santiago a Madrid, se traduce en la tercera COP consecutiva, de cuatro conferencias de la ONU sobre el clima, que van a tener lugar en Europa. Como resultado, la participación de la sociedad civil del Sur se ha visto gravemente socavada. Esto es una gran noticia para gobiernos y grandes empresas del Norte que esperan no ser objeto de un gran escrutinio por parte de las comunidades del Sur, y que una vez más tratarán de imponer soluciones falsas dañinas para el planeta. Amigos de la Tierra Internacional y sus aliados por la justicia climática seguirán muy de cerca las negociaciones y denunciarán cualquier intento de cooptación empresarial dentro del espacio de negociaciones.

Entretanto, la mirada del mundo se centrará probablemente en los intereses europeos y no en la represión que se vive en Chile y en toda América Latina. Mientras las negociaciones avanzan en Madrid, los movimientos de la sociedad civil se reúnen en Chile para reclamar un cambio de modelo y justicia climática. Los representantes de la Cumbre deben tener muy en cuenta sus inquietudes a lo largo de las negociaciones. Es necesario solidarizarse con  la sociedad chilena, y es indispensable que esta COP no permita al gobierno de Piñera construir una reputación positiva, mientras reprime a su población y la somete a una violenta represión.

La gente se está movilizando en todo el mundo, desde España a Chile y más allá de Europa y América Latina. Es el momento de que los representantes políticos escuchen a la ciudadanía. Es el momento de que el Gobierno de España no solo acoja la Cumbre, si no que lidere las negociaciones y marque el camino al resto de países europeos, comprometiéndose a unos objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos y con medidas que garanticen una transición justa y justicia climática para las comunidades del Sur Global.

La semana pasada, el Parlamento Europeo aprobaba de forma simbólica la declaración de emergencia climática y al mismo tiempo los eurodiputados acordaban trasladar a la Comisión aumentar el objetivo de reducción de emisiones para 2030 de un 40% al 55% respecto a los niveles de 1990. Ahora en la Cumbre del Clima es necesario que los Gobiernos demuestren su compromiso e incluyan reducciones drásticas en sus planes nacionales de energía y clima, unos documentos que por el momento nos pondrían en la senda de los 3ºC de aumento de temperatura.

Este 6 de diciembre la ciudadanía saldrá a la calle para exigir medidas ante la emergencia climática, Santiago de Chile y Madrid acogerán movilizaciones masivas que se extenderán a otros puntos del mundo. Bajo el lema “El mundo despertó ante la emergencia climática” la sociedad se une para demostrar su compromiso por el clima.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.