menu1
menu2

Recursos naturales y residuos

Situación actual

Ir a Situación actual

Cada persona en España generó casi media tonelada de residuos en 2011, algo menos que en años anteriores debido principalmente a la crisis económica. Estos residuos son recursos valiosos y escasos que debemos revalorizar.

La extracción de recursos naturales con graves perjuicios sobre las poblaciones del Sur va en aumento, y todo para mantener la demanda de los países industrializados. La incultura de “usar y tirar” se ha impuesto en nuestra sociedad con la escusa de ofrecer una comodidad ficticia a la ciudadanía. El sobre-empaquetado, los productos de un solo uso o la obsolescencia programada son solo algunos ejemplos de la cantidad de recursos naturales que consumimos y que terminan en vertederos e incineradoras en un breve espacio de tiempo.

 

Extracción de recursos naturales: consecuencias

El actual modelo comercial conlleva una elevada extracción de materias primas, muchas veces en condiciones lamentables para el medio ambiente y las comunidades de la zona extractiva. ¿Las consecuencias?, contaminación del entorno, acuíferos y suelos, deforestación, pérdida de biodiversidad… Esto a su vez provoca un grave problema social: o la población consume agua envenenada o se ve forzada a abandonar la zona por la falta de recursos para subsistir. Además, la manufacturación de estas materias seguirá incrementando las injusticias con la explotación de trabajadores y el acaparamiento de tierras.

En la actualidad se están extrayendo 60.000 millones de toneladas de materias primas al año, y las estimaciones para 2030 apuntan a 100.000 millones de toneladas. Además, el consumo de recursos naturales no es equitativo, el Norte global consume diez veces más que el Sur, siendo Europa el principal importador con 3 toneladas per cápita al año.

 

Generación de residuos

Estos recursos naturales, con graves impactos en su extracción, manufacturación y transporte, acaban su vida útil y se transforman en residuos en un periodo de tiempo muy corto. En su etapa como residuos tienen una gran probabilidad (en España casi el 70%) de terminar en una incineradora o en un vertedero.

Este escenario se repite en muchos países del mundo, por lo que es necesario un cambio de políticas que acabe con esta problemática sin lógica, que solo beneficia a los grandes distribuidores de productos.

En la actualidad, los sistemas de recogida de residuos fomentados por administraciones y empresas son insuficientes. Mientras podríamos alcanzar un reciclaje del 80% España está a la cola de Europa con un porcentaje inferior al 35%.

Cuando compramos un producto de usar y tirar, estamos comprando un residuo. Nos encontramos en un momento en el que es necesario adaptar los modelos comerciales a la capacidad de nuestro planeta. No es lícito que con el objetivo de incrementar las ventas, se pongan a la venta productos diseñados para durar poco tiempo o envasados en exceso.

 

Obsolescencia programada y percibida

En vez de apostar por productos de calidad, las grandes compañías tienden a crear productos basura. Los productos se diseñan para funcionar un determinado periodo de tiempo, como en el caso de muchos productos informáticos y de telecomunicaciones (obsolescencia programada). A su vez existen otras estrategias comerciales que se encargan de transmitir si un producto ha pasado de moda, como sucede con la ropa, complementos o con los productos electrónicos (obsolescencia percibida).

Los sistemas de gestión de residuos se basan exclusivamente en los residuos generados, no buscan intervenir o planificar la reducción de los mismos, su reutilización, reparación o reciclaje. Éste es uno de los motivos por los que seguimos contando con el vertido o la incineración como los sistemas principales para el tratamiento de residuos, con los impactos asociados a estos sistemas. En el caso de las incineradoras, la emisión de dioxinas y furanos, y producción de cenizas tóxicas, con graves problemas para la salud, y en el caso de los vertederos, producción de lixiviados contaminantes para el suelo y el agua subterránea, así como la degradación de las zonas donde se localicen estas infraestructuras.

Podemos cambiar la situación. Echa un ojo a nuestras soluciones siguiendo en proponemos.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.