menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Clima y energía

Noticias

Amigos de la Tierra demanda políticas de ahorro energético a medio y largo plazo

Ir a Amigos de la Tierra demanda políticas de ahorro energético a medio y largo plazo 3 Marzo 2011

El Gobierno prevé aprobar un plan de ahorro energético en el Consejo de Ministros de mañana que contempla medidas en los sectores del transporte y del consumo público de electricidad. Al margen de los indiscutibles beneficios económicos para España, Amigos de la Tierra quiere destacar también las ventajas ambientales y sociales de todo ahorro energético. En este sentido, si bien Amigos de la Tierra valora este paso, pide al Ejecutivo ir mucho más allá, con unas políticas energéticas y de movilidad coherentes con la necesaria reducción de la dependencia energética de nuestro país y los compromisos internacionales adquiridos en materia de cambio climático. Las medidas de ahorro y eficiencia energética no pueden limitarse solo al alza del precio del petróleo por el conflicto libio. Así, la organización ecologista cuenta con una campaña a nivel europeo para pedir objetivos vinculantes de ahorro energético en Europa. Y pide al Gobierno que apoye esta propuesta ante la Unión Europa.

Liliane Spendeler, Directora Ambiental de Amigos de la Tierra, recuerda que: “una sociedad menos dependiente de los combustibles fósiles es una sociedad más sostenible, que contribuye en su justa medida a frenar el fenómeno del calentamiento global. En este sentido ahorrar energía es una de las vías que deberá emprender nuestro país de forma seria, ambiciosa y permanente. Por ello, tanto la dependencia energética como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero deben ocupar un lugar central y transversal en las estrategias y políticas que se planteen, fundamentalmente en las energéticas y de movilidad, pero también las agrarias, industriales, turísticas, económicas, fiscales, de uso de recursos, de ordenación del territorio, etc.”

el ahorro energético es una buena manera de combinar beneficios ambientales, sociales y económicos

La previsible subida del precio de los combustibles fósiles no solo está ligada al actual conflicto en Libia, sino que es una tendencia que se acentuará a medida que se vuelvan cada vez más escasos. Se estima que el pico de extracción del petróleo ocurrirá entre 2015 y 2030, y el del gas dentro de los próximos 30 años. Esto significa que la era de la abundancia y la fácil extracción de estos combustibles está tocando a su fin. Sin duda, un argumento de peso para ir prescindiendo de dichos combustibles.

Por otra parte, toda estrategia en materia energética debe de estar asociada a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El transporte por carretera es responsable de un 25% de las emisiones totales de España y el sector de la producción eléctrica de casi un 20%. Amigos de la Tierra demostró recientemente que la Unión Europea puede disminuir en un 40% sus emisiones para 2020 comparado a los niveles de 1990, con una reducción neta del consumo energético y medidas de eficiencia en los sectores transporte, vivienda e industria, además de la progresiva implantación de energías renovables, hasta alcanzar el 71% en 2050 del total de la energía primaria, sin recurrir ni al uso de agrocombustibles ni a la energía nuclear. Emprender esta senda cuanto antes solo puede resultar positivo tanto ambiental como socialmente ante el grave coste que provocaría no actuar frente a la urgencia del cambio climático.

Liliane Spendeler manifestó que “no se pueden dejar de lado tampoco otros impactos sociales del consumo de los combustibles fósiles, en particular del petróleo. En nuestro país, uno de los beneficios del fomento del transporte público frente al coche privado será la reducción de las 16.000 muertes prematuras anuales por la contaminación atmosférica en las ciudades.” Fuera de nuestras fronteras la reducción de nuestras importaciones de petróleo tendrá consecuencias positivas para los pueblos que sufren unas prácticas extractivas destructivas de sus modos de vida y extremadamente impactantes para el entorno, como sucede en el Delta del Níger.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.