menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Agricultura y alimentación

Campañas / Impactos de la agricultura industrial

Agrocombustibles

Ir a Agrocombustibles

¿Qué son los agrocombustibles?

Los agrocombustibles son combustibles líquidos producidos a partir de materia prima vegetal, fundamentalmente cultivos agrícolas, a gran escala. Existen dos tipos principales – agroetanol, sustitutivo de la gasolina, producido a partir de caña de azúcar, remolacha, maíz, trigo o cebada, y agrodiésel, sustitutivo del gasóleo, producido a partir de oleaginosas como girasol, colza, palma, soja o jatrofa.

 

¿Por qué agrocombustibles y no biocombustibles?

El prefijo “bio” se aplica a productos obtenidos por métodos de producción ecológica. Los combustibles de origen agrícola producidos a gran escala, con todos los impactos ambientales y sociales que conllevan, no cumplen estos requisitos.

Por lo tanto desde Amigos de la Tierra consideramos más adecuado el uso del término “agrocombustibles”, entendido como los combustibles líquidos producidos a gran escala a partir de materia prima vegetal.

 

¿Por qué se utilizan?

Los agrocombustibles se están planteando desde los países del Norte y desde la industria como una falsa solución frente al cambio climático y frente a la crisis del petróleo. Otro de los argumentos a su favor defiende el desarrollo económico de los países del Sur y lo sitúa como alternativa para la agricultura de los países industrializados.

Sin embargo están demostrando tener impactos ambientales y sociales extremadamente graves, sin que su contribución a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero sea real.

La Unión Europea y España, junto con el resto de países del Norte, están empujando su introducción en el transporte al obligar por ley a que todo el gasóleo y la gasolina que consumimos contengan un porcentaje de agrocombustible.

 

¿Qué es el cambio indirecto del uso de la tierra (ILUCs)?

Los objetivos de uso de agrocombustibles fijados por la Unión Europea están provocando un rápido aumento de la demanda de cultivos como la caña de azúcar, el aceite de palma y la colza. La expansión de estos cultivos en países del Sur se produce a costa de valiosos hábitats naturales y de sus poblaciones. A menudo esto sucede de forma indirecta, es decir, los cultivos de agrocombustibles no se plantan en terrenos forestales, sino que ocupan el lugar de otros cultivos o pastos, y son estos otros cultivos los que se plantan en bosques. Esto se denomina Cambio Indirecto del Uso del Suelo. Al tener en cuenta este factor, resulta que el uso de agrocombustibles produce más emisiones de CO2 que los combustibles líquidos; además de las consecuencias sociales y ambientales de la explotación de recursos naturales en el Sur.

 

Desde Amigos de la Tierra consideramos que los agrocombustibles son una amenaza:

  • Su producción provoca competición por el uso de la tierra con los cultivos alimentarios en casi todos los países.
  • No supone un ahorro eficaz de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Distraen la atención y recursos de las soluciones reales al cambio climático.
  • Plantean una amenaza para la biodiversidad, especialmente por la deforestación de bosques tropicales y la desecación de zonas húmedas para la expansión de monocultivos.
  • Generan nuevas amenazas a los derechos humanos y problemas sociales.
  • Intensifican el modelo de agricultura industrial.
  • Incrementan las situaciones de hambre y pobreza.
  • Son económicamente insostenibles.
  • Perpetúan la explotación de los países del Sur.

 

Consideramos que podemos reducir de forma razonable y eficaz nuestras emisiones en el transporte si disminuimos la demanda energética, apostamos por la eficiencia e impulsamos las energías renovables.

 

 

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.