menu1

Movilizar, resistir, transformar

menu2

Soberanía Alimentaria

Noticias

A través del Atlas de los Insectos denunciamos el colapso global de los insectos que provoca la agricultura industrial

Ir a A través del Atlas de los Insectos denunciamos el colapso global de los insectos que provoca la agricultura industrial 12 junio 2020

A través de este nuevo informe, Atlas de los Insectos,  publicado por Amigos de la Tierra Europa junto a la Fundación Heinrich Boll demostramos que los insectos están en declive en todo el mundo debido a la agricultura industrial y al uso intensivo de pesticidas que amenazan la producción de alimentos.

Otro motivo más para apostar por la pequeña producción agroecológica y sostenible y para reclamar que política agrícola garantice la transición hacia estas prácticas agroecológicas respetuosas con el medio ambiente y las personas.

Los insectos mantienen el sistema ecológico del planeta en funcionamiento y aseguran nuestro suministro de alimentos: el 75% de nuestros cultivos más importantes dependen de la polinización de los insectos. Los insectos también mejoran la calidad del suelo y reducen las plagas de las plantas al descomponer el estiércol y la materia vegetal muerta.

El Atlas de los insectos revela lo siguiente:

  • El 41% de las especies de insectos están en declive, y un tercio de todas las especies analizadas están en peligro de extinción
  • Los polinizadores, que contribuyen directamente a alrededor de 1/3 de la producción mundial de alimentos, están amenazados: al menos una de cada diez especies de abejas y mariposas en Europa está en peligro de extinción
  • El uso de pesticidas se ha multiplicado por cinco desde 1950, con más de 4 millones de toneladas rociadas en los campos de todo el mundo cada año. Dos tercios del mercado de pesticidas están dominados por cuatro compañías: BASF, Bayer, Syngenta y Corteva.
  • La explosión de las granjas industriales ha llevado a territorios densos en insectos de países, como Argentina y Brasil, a ser despejados con pesticidas con el fin de destinarlos a plantaciones de soja. En todo el mundo, suponen una superficie de 123 millones de hectáreas, una superficie 3,5 veces más grande que Alemania.

La evidencia es clara: el uso de pesticidas está acabando con las poblaciones de insectos y los ecosistemas de todo el mundo, y por ende amenaza la producción de alimentos. Unas pocas pero poderosas corporaciones controlan la mayor parte del suministro de pesticidas, y si esto no se controla, continuarán utilizando su inmensa influencia política para seguir imponiendo un sistema de agricultura industrial que continuará eliminando la naturaleza y destruyendo las comunidades rurales.

La pérdida global de insectos es dramática. Los monocultivos industriales están impulsando en países como Brasil o Indonesia, la deforestación, los desiertos agrícolas monótonos y el uso ilimitado de pesticidas. Solo en Argentina, el uso de pesticidas se ha multiplicado por diez desde la década de 1990. Los pesticidas de las principales compañías químicas como Bayer y BASF, que han estado prohibidos por mucho tiempo o ya no tienen licencia en la UE, continúan  comercializándose a nivel mundial casi sin restricciones. Como resultado, casi el 50% de los pesticidas en Kenia y más del 30% en Brasil son altamente tóxicos para las abejas. El acuerdo del Mercosur también negoció una reducción arancelaria para los productos químicos, incluidos los pesticidas. El objetivo de exportar aún más pesticidas a las regiones con mayor biodiversidad del mundo se burla de todos los esfuerzos nacionales de sostenibilidad.

El Atlas de los Insectos también muestra cómo la UE está a tiempo de apoyar modelos sostenibles de agricultura que eviten el colapso de los insectos y garanticen la producción de alimentos y los buenos medios de vida para las personas que trabajan la tierra y viven de la agricultura. Estas medidas pasarían por incluir:

  • Reducir el uso de pesticidas sintéticos en un 80% en la agricultura para el año 2030, con una transición justa para el sector agrícola: una propuesta respaldada por más de 350.000 ciudadanos de la UE.
  • Reformar radicalmente la Política Agrícola Común (PAC) para eliminar los pagos directos nocivos no selectivos, reservando al menos el 50% del presupuesto de la PAC para objetivos ambientales, de naturaleza y climáticos y apoyando a las personas que trabajan en la agricultura en la transición a la agroecología.
  • Eliminar los métodos de cultivo que aumentan el uso de pesticidas, como el cultivo de plantas genéticamente modificadas.
  • Tomar medidas urgentes para lograr los objetivos sugeridos en las estrategias europeas ‘De la Granja a la Mesa y la Biodiversidad’ para aumentar la agricultura ecológica, así como reducir el uso de pesticidas y fertilizantes para el 2030.
  • Reducir la producción y el consumo de carne procedente de ganadería industrial.
  • Reducir la demanda general de productos agrícolas de la UE para reducir la deforestación mundial.

Las Estrategias del Campo a la Mesa y Biodiversidad son los primeros pasos hacia una transición justa y sostenible del sector agrícola europeo. Pero no es suficiente: para proteger a los insectos no solo necesitamos buenas intenciones, sino estrategias específicas. La PAC debe contribuir de manera tangible y decisiva a una agricultura respetuosa con el clima y los insectos. Solo el 20% de todas las personas que viven de la agricultura en Europa obtienen el 80% de los subsidios de la PAC. Los subsidios para grandes áreas, de los que solo se benefician unas pocas grandes explotaciones, tienen que ser redirigidos para apoyar la pequeña agricultura, ecológica y sostenible.

Lograr el cambio necesario para salvar a las poblaciones de insectos, pasa porque el Parlamento Europeo y el Consejo aumenten drásticamente la ambición de las Estrategias de la Comisión Europea del Campo a la Mesa y Biodiversidad.

Amigos de la Tierra Europa y Heinrich-Böll-Stiftung estamos reclamando una nueva ley para reducir el uso de pesticidas en un 80% para 2030, así como otras medidas para preparar el camino hacia sistemas alimentarios más justos y ecológicos.

En Amigos de la Tierra contamos con más de un millón de socios y socias en más de 70 países de los cinco continentes

En Amigos de la Tierra utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso. Política de privacidad y cookies.